Tarta Tatín de manzana

Spread the love
Un clásico dulce de la cocina tradicional francesa que se hace en un periquete y con solo cinco ingredientes. Parece mentira, pero está al alcance de cualquiera
Un clásico dulce de la cocina tradicional francesa. Es una tarta invertida hecho por error. Muy sabrosa.

ingredientes :

Para el hojaldre :

Para el relleno de la tarta Tatin

  • 6 manzanas reineta o golden(o más, dependiendo de la capacidad del molde) tienen que llenarlo.
  • 80 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • medio vaso de zumo de limón

Elaboración:

Lo primero como hago siempre es poner todos los ingredientes a mano para seguir un orden.

Hay que pelar las manzanas, las partimos en cuartos les quitamos el corazón  y las pipas o semillas y las vamos poniendo en un bol de cristal. Si vemos que los cuartos de manzana son muy grandes volver a partir por la mitad. 

Añadir el zumo de limón por encima y remover. Queremos que no se oxiden y que absorban el sabor del limón.

Poner en un caldero o cacerola el azúcar y la mantequilla partida en cuadraditos, a fuego medio alto. No remover veras como se va derritiendo la mantequilla y se va caramelizando por los bordes. Solo hay que controlar que no se queme, amargaría mucho.

Ahora que el caramelo ya está hecho poner los gajos de manzana en el azúcar con cuidado que no te quemes. Tenemos que rellenar toda la base. Empezamos por el borde y terminamos por el centro. Yo esta vez preferí remover los trozos de manzana en el caramelo para que absorban por todos lados, durante unos 10 minutos y tapado.  Luego cuando se enfriaron las coloqué para ocuparan toda la base.

Apartamos y dejamos que enfríe.

Sacamos la plancha de hojaldre de la nevera y ponemos un poco de harina sobre la mesa no mucha y estiramos. Ponemos la masa de hojaldre sobre el recipiente ( que esté frío ). Hundimos el hojaldre por los bordes con nuestros dedos con cuidado de no romper. 

Cortamos con un cuchillo el exceso de hojaldre y doblamos con los dedos desde el exterior hacia el interior formando una especie de dobles. Pinchamos con un tenedor. No es necesario batir un huevo y poner por encima ya que la base quedará por debajo y no se verá.

Calentamos el horno a 200 grados durante 30 minutos. Los primero 10 minutos a 200 grados y el resto de 20 minutos a 180 grados. Retirar cuando la masa tenga un color dorado.

Dejar reposar y enfríar. Poner un plato por encima que ocupe toda la base y voltear.

Tarta Tatín historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *